Para la mayoría, una sonrisa brillante es una poderosa fuente de confianza. Cuando tus dientes no tienen brillo, es posible que no te sientas con mucha libertad de hablar. Afortunadamente, los tratamientos de blanqueamiento dental son soluciones rápidas y convenientes para obtener dientes blancos.

Si estás programado para una visita dental de rutina antes de tu sesión de blanqueamiento, aprovecha la cita. Ver a tu dentista antes de blanquear es tu mejor opción para un tratamiento exitoso. Tu dentista tomará en consideración tu salud dental y tus necesidades únicas antes de recomendar un tratamiento de blanqueamiento.

Tu dentista podrá determinar si eres un candidato ideal. Incluso si el gel blanqueador profesional no es compatible con las manchas internas causadas por traumas, deterioro o exposición prolongada a los antibióticos.

Los tratamientos de blanqueamiento son adecuados solo para las manchas externas causadas por comer, beber e incluso fumar.

Sea cual sea el tratamiento que te apliques, asegúrate de limpiar tus dientes para mejorar en gran medida los resultados de tu tratamiento de blanqueamiento. Cuando hay placa o sarro en los dientes, es posible que los productos blanqueadores usados no se enganchen correctamente y, por lo tanto, no tengan un efecto óptimo.

Una limpieza dental eliminará el sarro y otros sedimentos que no podrás eliminar en casa. También es deseable mantener una buena rutina de atención dental en las semanas previas a tu tratamiento. Cepilla y usa hilo dental diariamente para evitar problemas que puedan demorar o dañar el procedimiento de blanqueamiento dental.

Llame al Dr. Marco Tulio Cárdenas hoy mismo para obtener más información sobre nuestras soluciones de blanqueamiento.